Principios de la Conducción / Educación Vial.

Volver

Principios de la Conducción / Educación Vial. Volver

Sistema de Suspensión y Amortiguación:

SU FUNCIÓN:  Mantener en todo momento el contacto entre los neumáticos y la superficie de calzada y dar estabilidad al vehículo proporcionando confort al conductor.


Síntomas de un Amortiguador en mal estado:

Aunque muchos conductores no sean conscientes de ello, un amortiguador en malas condiciones puede tener peligrosas consecuencias, como por ejemplo:

• El vehículo pierde estabilidad, especialmente en curvas, con viento lateral o al circular sobre una superficie mojada (por ejemplo, aumenta el riesgo de aquaplaning).
• Aumenta la distancia de frenado, sobre todo con pavimento irregular o mojado. Si además, el vehículo dispone de ABS, este sistema perderá efectividad.
• Se desgastan y averían con mayor frecuencia otros elementos del vehículo.
• Disminuye el confort durante la conducción, y la fatiga aparece con mayor facilidad en el conductor.


Dada su relevancia para nuestra seguridad y la de los demás, es muy importante aprender a supervisar estos sistemas y a identificar algunos posibles problemas que hagan recomendable la consulta a un mecánico. 

Los siguientes síntomas podrían indicar que los amortiguadores se encuentran en mal estado:   

- Al frenar, el vehículo se inclina hacia delante y se levanta de atrás de forma excesiva.
- Se balancea en carreteras en buen estado y se inclina excesivamente al tomar una curva.
- Al cargar un extremo lateral frontal, el vehículo rebota u oscila.
- Se destacan las alteraciones del camino (por ejemplo, los baches) y el viento lateral.
- Los neumáticos se desgastan irregularmente.
- De noche, las luces oscilan de forma llamativa.

Es muy importante revisar periódicamente el estado de los amortiguadores, siguiendo siempre las indicaciones del fabricante del vehículo, y sustituirlos cuando dejen de ser seguros.