Clase C

Volver

Clase C Volver

ELEMENTOS DE SEGURIDAD PASIVA

EL CASCO
El casco protector es un elemento de seguridad fundamental y obligatorio para el motociclista y su acompañante, debido a que reduce las lesiones que se pueden producir en el cráneo en caso de accidente, incluso a bajas velocidades. Para garantizar su eficacia, este elemento debe estar certificado y cumplir con alguna de las siguientes normas:


  • Standard N°218, Motorcycle Helmets, EEUU (DOT).
  • JIS 8133, año 2000 o posterior, Japón.
  • EN/22/04 o posterior, Comunidad Europea de Naciones (ECE2204 o posterior)

    Los cascos deben llevar impresa en su interior, la siguiente información: 

  • Marca, modelo y origen
  • Talla
  • Normas internacionales a las que se ajustan.  
Independiente del tipo de casco que utilice, éste siempre debe ir bien ajustado y abrochado.

Otras exigencias para el motociclista y su acompañante 

El principal factor de peligro de conducir una motocicleta es el riesgo inherente de no tener protección por parte del vehículo en caso de accidentes. Como motociclista, usted es sumamente vulnerable y frágil que los conductores de otro tipo de vehículos. Es por esto que tanto usted como su acompañante deben contar, además del casco, con guantes de material resistente al roce que cubran la mano completa (incluyendo los dedos). Tenga presente, además, que cuando uno cae al suelo intenta protegerse y frenar el golpe con las manos. 



También debe usarse un calzado cerrado que cubra el tobillo, idealmente con planta antideslizante, y cuando se circule por vías con velocidad máxima igual o superior a 80 km/h, debe usarse ropa que cubra totalmente piernas y brazos, preferentemente de material resistente al roce. 

Adicionalmente, deben contar con protección ocular, la que podrá ser mediante anteojos, (no de vidrio) o ser parte integrante del casco.

VISIBILIDAD DEL CONDUCTOR Y ACOMPAÑANTE

Como motociclista siempre debe procurar ser visto en todo momento por los demás usuarios de la vía, evite ubicarse en los puntos ciegos de otros vehículos. Se estima que en cuatro de cada cinco accidentes entre motocicletas y automóviles, la motocicleta no ha sido vista por el otro conductor. Situaciones conflictivas, como la conducción nocturna, virajes de automóviles en cruces y adelantamientos, son potenciales causas de accidentes.


Consejos
El menor tamaño de la motocicleta juega en contra de su visibilidad. Para prevenir accidentes y ser visto por los demás conductores debe tener en cuenta:

  • Lleve ropa de colores claros y llamativos, que cuenten con elementos reflectantes.
  • Contar con espejos retrovisores en ambos costados, disminuyendo los puntos ciegos y regulándolos adecuadamente.
  • Para poder ver y ser visto, las motocicletas deben circular siempre con luces encendidas. Tanto en vías urbanas como interurbanas, aun cuando no esté oscuro, ni las condiciones de visibilidad sean reducidas por lluvia u otras causas, circule siempre con sus luces encendidas 
  • Es aconsejable elegir un casco de color adecuado, ya que además de la protección que le proporciona, le hace visible, incluso desde lejos. Será mejor visto si elige un casco de colores vivos y llamativos que marque un claro contraste con el entorno.
  • Indique siempre cualquier maniobra con la mayor antelación posible. La anticipación es prioritaria.
  • Extreme la precaución si conduce entre la puesta y la salida de sol, cuide la regulación de la iluminación delantera y trasera.  

LA IMPORTANCIA DE VER Y SER VISTO

Mirada cercana y lejana: Es importante que aprenda a mantener cierta mirada lejana. Esa es la que le da la trayectoria hacia dónde va, hasta la siguiente curva, hasta el siguiente cruce o rotonda, etc.

También es importante que mantenga una atención cercana, por el tránsito que le rodea y también por el camino que va a ir pisando a corto plazo, tales como alcantarillas, marcas viales o asfalto en mal estado.
Tenga especial precaución al adelantar, ya que el conductor del vehículo que esté adelantando puede no haberlo visto. Esté atento a los movimientos del vehículo y preparado para maniobrar.

MIRE HACIA DONDE VA: 
Ya sabe cuanto trabajo van a tener sus ojos y su cerebro cuando vaya en motocicleta, por ello siempre debe intentar utilizar una visión periférica, es decir, la que le permite abarcar con su vista 180º.

Hágase ver… y oír: Es importante que sea visto en cualquier circunstancia de la conducción, sobre todo entre la puesta y la salida de sol. Por eso es obligatorio que lleve siempre la luz encendida (si su motocicleta no la enciende automáticamente hágalo usted, no vaya nunca sin luces). 
En ocasiones no basta con lo anterior, al circular debe situarse donde puedan verle o, si sospecha que otro vehículo puede hacer una maniobra que suponga un riesgo para usted, tener preparada la mano izquierda para dar un toque de bocina, que siempre es eficaz y disuasorio. Recuerde que, como regla general está prohibido tocar la bocina, pero el único caso en el que se puede tocar es para prevenir un accidente.